Educar para la Vida

Nuestro Proyecto Educativo de Centro define el conjunto de rasgos que dan identidad a nuestro colegio, justifica la educación que pretendemos en nuestra escuela y perfila el modelo de formación que proporciona los aprendizajes, las herramientas, destrezas o capacidades a nuestros alumnos para su desarrollo personal.

Es integral y vinculante para todos los miembros de nuestra Comunidad Educativa.


No es un documento cerrado, queremos que sea práctico a la hora de orientar la actividad general de nuestro Centro y marco de referencia en el quehacer cotidiano.

La orientación pedagógica la determina un claustro reflexivo que busca continuamente adaptar su práctica a las necesidades educativas, estableciendo una línea pedagógica durante toda la etapa escolar desde Educación Infantil hasta Bachillerato que permite seguir la evolución y el progreso del alumno.


Concebimos nuestro Centro Educativo como un lugar de búsqueda permanente del desarrollo integral de la persona, donde en el ámbito académico se cultiva la excelencia educativa entendida no sólo como la adquisición de conocimientos con rigor y alto nivel que dotan a nuestros alumnos de un bagaje cultural, un andamiaje para su futuro profesional y unas experiencias de aprendizaje que despierten en cada uno de ellos su curiosidad, sus intereses y su vocación; sino que dicha excelencia añade la dimensión de valorar el crecimiento personal cuyo objetivo no está en una máxima calificación numérica sino en lograr ese máximo desarrollo de las capacidades del alumno. Todo ello en un clima de gusto por aprender, de desarrollo del esfuerzo personal, favoreciendo la exigencia interior y la autonomía.

 

 


 

Buscamos llegar a este desarrollo integral de la persona desde los siguientes PRINCIPIOS EDUCATIVOS.

Nuestro Colegio concibe la educación en la libertad y para la libertad.

 

QUEREMOS PERSONAS COMPROMETIDAS

Comprometidas con la sociedad en la que viven, respetando los principios y valores democráticos que consagra nuestra Constitución así como, los derechos y libertades fundamentales de los Derechos Humanos; personas comprometidas con la defensa de la Paz, de la Solidaridad, la Justicia, y el Medio Ambiente, para contribuir a la efectiva igualdad entre los sexos (Coeducación), la salud y el desarrollo sostenible.

 

CREEMOS EN PERSONAS DIALOGANTES

El ideal democrático plasma el espíritu de diálogo propio de la madurez humana. La educación debe hacerse en la práctica del diálogo; éste es el único cauce para llevar a la sociedad a actitudes más democráticas. Esto supone moverse en niveles que permitan el encuentro de pareceres y la gestión colegiada en todos los ámbitos, así como una convivencia tolerante y pacífica. No excluimos el conflicto, sino que aprendemos de él, aprendemos a solucionarlo practicando el diálogo, las habilidades sociales, el consenso y el acuerdo responsable de las partes implicadas.

 

ENTENDEMOS LA EDUCACIÓN COMO APERTURA A TODOS LOS VALORES

Valores éticos, religiosos, estéticos y filosóficos; que permitan a nuestro alumnado establecer todos los planteamientos sobre la existencia, a preguntarse por el sentido de la vida y por algo que sostenga y dé sentido a todo.

 

QUEREMOS PERSONAS CREATIVAS

El hombre y la mujer de nuestro tiempo no pueden ser únicamente especialistas; deben ser personas creativas, abiertas a los cambios, al aprendizaje constante, a la versatilidad. Es decir, nos definimos para una educación en la que se estimule la curiosidad del alumno, su capacidad de asombro, su tendencia natural a hacer preguntas, a descubrir, a inventar... 

 

CONCURSO ACTIVO Y PARTICIPATIVO DE TODA LA COMUNIDAD EDUCATIVA

Nuestro Proyecto Educativo se lleva a cabo con el concurso activo y participativo de toda la Comunidad Educativa: profesores, padres, alumnos y personal no docente, donde todos aprendemos y enseñamos algo a los demás.